lunes, julio 28, 2014

Gaza y Rwanda

Ahora que he recuperado el blog, no actualizado con la asiduidad que debiera. Las razones son muchas (el trabajo, la MUP, otras obligaciones, que no tengo blogger en el móvil...). Pero no quería dejar de hablar de esto, es urgente.

Ayer estaba paseando al perro a buen ritmo mientras escuchaba la Cadena Ser y estaba Jon Sistiaga hablando de un reportaje que había realizado sobre la situación de convivencia en Rwanda después del genocidio del pueblo tutsi hace ya 20 años. Decía que pese a que la historia oficial es la reconciliación y la abolición de las diferencias étnicas (por decreto), la realidad no era tan generosa. Que ahora empiezan a salir los hutus que habían sido asesinos de las cárceles y vuelven a sus casas, a vivir al lado de sus vecinos tutsis supervivientes, y claro, aunque el discurso general es el perdón y demás, los tutsis no se fían de estos hutus porque en palabras de uno de los que hablaba en el reportaje "yo sé que si éste me hubiera encontrado, me hubiese matado", y el otro le confesaba a la cara que sí, que lo hubiese matado. Claro, de alguien así no te fías, pero en la puta vida te fías (con perdón.).

Me enrollo mucho y esto solo era el contexto. Lo que os venía a contar es que pusieron un trocito de conversación con un hutu ex-genocida que había ido cazando tutsis y decían que esta persona había matado niños tutsis de 3 y 5 años y confesaba haber aceptado dinero de padres tutsis para que a sus niños "les pegaran un tiro en la cabeza en vez de matarlos a machetazos".

Siento ser así de bestia, pero es así tal cual como lo oí. Yo esperaba oir "confesaba haber aceptado dinero de padres tutsis para que a sus niños "no les mataran", "les salvaran la vida", "les escondieran"... incluso me esperaba que el hutu hubiese cobrado y luego les hubiese matado igual. Lo que no me esperaba es a un padre, una madre, pidiéndole a su asesino, con dinero en la mano, que matase a sus hijos de un golpe de gracia en vez de coserlos a machetazos, que es lo que hacían los bestias de ellos.

Será la maternidad, serán las hormonas, pero ahí me puse a llorar, en medio de la calle, con la perra mirándome como si fuese una marciana, porque me dio un ataque de ansiedad, porque de repente visualicé a mi MUP, un machete, una pistola, y fue demasiado.

De esto hace 20 años y como decía otro colaborador en la entrevista, bestialidades de estas, genocidios, ocurren de vez en cuando en la humanidad, pero esta en partiuclar, es de antes de ayer y tanto las víctimas como los de los machetes están todavía vivos, todavía late.

Bueno pues ahora mismo hay otro genocidio en marcha, que es el de Gaza. Y también hay niños (ahí tenemos a la prensa sacándolos en portada todos los días, llenos de sangre, muertos, agonizando, otro día hablaré de esto de la ética periodística) niños pequeños, joder.

Será la maternidad, serán las hormonas, no sé, pero no puedo más. Cómo será el sufrimiento de esta gente si solo de imaginármelo ya me dan ataques de ansiedad.

Tengo mi opinión sobre el conflicto palestino, que otro día hablaremos de eso; pero no hay tiempo para política, para territorialidades y ostias históricas. Son niños. Hay que parar esto. Hamás, Israel, EEUU, ONU, Papa, quien coño pueda para esto que lo pare, que lo pare, que lo pare. Por favor. Que lo paren.






 

lunes, junio 16, 2014

Existes en silencio

Existes porque sé que estás ahí, pero ni te veo, ni te siento.

Todos lo dicen, existes y debe ser cierto.

Incluso te descubro en mí, mareada y voraz.

Eres la canción que no entono por prudencia.

Secreto, susurro, felicidad soterrada.

El tiempo te hará existir. Te hará realidad. Y seremos más, muchos más que Antes, para compartir todo.

Porque la vida es compartir, eso es algo que me enseñó tu hermana.

martes, junio 03, 2014

El rey ha muerto, viva...

Es un decir porque no se ha muerto, se pira. Abdica.

¿Nadie se lo esperaba esto, eh? Pues sí que estaban asustados los grandes partidos con lo de Podemos, ¡vaya cortinón de humo!!

Podría decirse que a mí no me importa mucho el tema de mnarquía o rorque no siento España como mi patria o país, por lo que, en fin, es problema de los españoles, ellos verán cómo se las ingenian para organizar su Estado, nosotros a lo nuestro, que es un poco la postura del PNV ahora mismo.

Pero sin embargo, y aunque no siento la bandera tricolor como propia, ya que de momento me obligan a estar dentro de este país, creo que habría llegado el momento de dejarse de príncipes, princesas y galas y carrozas; ser serios y preguntar a la gente qué quiere.

Lo que no puede ser es que se organice un contubernio político al más alto nivel, organicen el "timing" de los acontecimientos y "por el pueblo y para el pueblo", pero SIN el pueblo, monten una sucesión sin encomendarse ni a Dios ni al diablo.

Creo que hay factores que aconsejan que se actúe de otra manera:

Primero, que la monarquía es anacrónica: esto es así y no puede negarse, no es democrática, va contra el principio de igualdad y es machista a tope. Pudiendo, ¿qué sociedad moderna la elegiría?

Segundo: la única razón que sostiene a una monarquía como la española es la tradición, y se han cargado esa confianza de la gente: caso Noos, Aizoon, los elefantes, Corinna, por qué no te callas, etc.

Tercero, que la segunda república acabó de manera traumática y dio paso a una guerra y régimen dictatorial injusto que fue muy largo, y cuyos valedores siguen mandando mucho mucho en el Estado sin que se hayan enfrentado a responsabilidades, y siguen dando la matraca con toda su jeta revestidos de "democracia". En cambio, la república se ve por mucha gente como ese pequeño lapso de libertad que les fue injustamente arrebatado. Pienso en mi abuela en este momento, que era socialista y que luchó por la libertad y sufrió duramente la represión franquista, y que ahora se la llevarían los diablos si viese en qué andan los socialistas (aunque ya le dio tiempo ya para desengañarse, vaya que sí). Para personas como ella, la República es el Santo Grial, la Tierra Prometida. Y deberían respetarles.

Y lo más importante. En un momento en que la sociedad mira a los dirigentes como si fuesen un club privado en el que se ingresa afiliándose a un partido mayoritario y chupando  trepando por el aparato, un club de gente rica que aprovecha su condición para pasar de lo que la gente le ha pedido, para engañar, estafar y forrarse, aprobando duras políticas que jamás se les aplican a ellos ni a sus familiares porque ellos "están a salvo", en un momento así, intentar TUTELAR DE UNA MANERA PATERNAL a una sociedad que es de sobra mayor de edad y madura para decidir qué Jefe de Estado quiere, significa que esos dirigentes, NI NOS RESPETAN, NI LES IMPORTAMOS NI UNA MIERDA.

Esto no es la transición, no hay una tensión de fuerzas de la que hay que "proteger" al pueblo. El pueblo sabe lo que quiere, y sabrá votarlo en un referendum.

Y ya después, puestos a hacer referendums, empezamos con el problema territorial.

(Si quieren empezar por la indenpencia de Euskadi y ya luego decidir si España es república o no, tampoco tengo inconveniente vamos.).


Zibuk.


jueves, mayo 08, 2014

#BringOurGirlsBack

No sé ni me importa ahora mismo, aunque me puedo hacer una idea, por qué ha tardado tanto esta noticia en conseguir relevancia mundial (yo en mi mundo maternal normalmente ya voy con 15 días de retraso).

Resumiendo: un tonto a las tres con una pistolita, que cree que Alá le chifla al oído que la educación de las niñas es pecado y que deben casarse y ser buenas madres y esposas, va a un pueblo y secuestra a 200 niñas en Nigeria.

Si esto no fuera ya de por sí suficientemente salvaje y abominable, va el tonto misógino este y amenaza  al mundo con venderlas, aunque claro, los principales objetivos de su amenaza no son el mundo sino sus madres y padres, y eventualmente el resto de madres y padres en su ámbito de influencia, que puedan tomar o no la decisión de escolarizar a sus hijas.

Cualquier cosa que podamos decir sobre el estupor, la condena, el horror y la indignación que nos provoca esta salvajada y la salvajada que supone que haya un mercado para comprarlas, suenan a tópico, lugares comunes (como se dice ahora) y buenismo.

Sin embargo creo que es necesario que nos unamos a decir que ya vale de esta puta mierda y otras putas mierdas similares.

Así que desde mi minialtavoz me gustaría leventar la voz, no sea que el anormal este me lea por algún casual:

You kidnaper pig. If you had the chance to study and speak english and so you have the possibility to read this: who do you think you are? Ala is not talking to you. That's a lie. You are doing this because you hate women, you hate the simple possibility that maybe one of them could stand in front of you and face you, contradic you. Does it sound impossible to you? Meeting brave women. With dignity. With culture. Smart, much smarter than you. That makes you afraid because you are sooo small, and therefore you need terror to have girls and their parents under control. You know what? It is happening. Brave women everywhere standing in front of you telling you that you are nothing but an stupid with a gun. Come kidnap me if you dare. And do you know what? I'm not brave because I know you CAN'T touch me (even if you think otherwise). But there are where brave men and women who dared to confront you and there will be more, and all the power you have now, it will be vanished the day you lose your gun.

martes, mayo 06, 2014

Identidad virtual

Cuando yo empecé en esto del mundo blogger (antes de que los blogs fuesen de modas y tendencias, cuando eran personales) la identidad en internet era esencialmente secreta.Tampoco hace tanto de esto. En aquél entonces yo era un bicho con pelo fosforito, con boina y camiseta del athletic


Es decir, uno tenía su email personal, pero sin muchas dificultades podías hacerte un email "anónimo" sin poner datos personales, o mintiendo, y abrirte un blog, chatear, etc.


Entonces llegó Facebook. Al menos en mi vida, Facebook es el antes y después respecto de mi identidad real en la red. Y eso que solo tengo una cuenta de Facebook que solo comparto con mis amigos cercanos (hay quien la hace pública, o al menos, más abierta). Pero bueno, inicialmente era razonablemente sencillo compatibilizar ambas identidades a la vez.


10 años después, me parece que resulta casi imposible.


El cibermundo está preparado para que seas Zibuk en tu blog, que seas @zibuk en twitter, twitter que se enlaza con tu Facebook, Instagram y si molas mucho mucho, tu web; sin olvidar tu página de Google Plus, necesaria para que te hagan +1 en tu blog. 0_0


Soy yo misma en twitter, y me encantaría ser @zibuk también, pero me parece demasiado trabajo tener dos cuentas de twitter. Por no hablar de que estaría ahí, en mi móvil, a mano de cualquier que me lo gile. Me sentiría desmasiado expuesta, demasiado antiZibuk.


Así que de momento no sucumbo a la tentación, pero si veis un @zibuk, seguramente sea yo. Ya os avisaré.

miércoles, abril 23, 2014

La maternidad es intensa

Esto es un WARNING-POST:

Cuando abrí el blog hace millones de años, yo era una universitaria con mucha vida social. Tampoco es que fuese una parrandera profesional. Así como hay muchos estudiantes universitarios que se dedican "solamente" a estudiar, también hay otros que además hacíamos otras cosas: hobbies, compromisos, otro tipo de estudios como música, etc. O sea que nunca he sido una persona con mucho tiempo libre, porque tiendo a comprometerme en embarcadas que ahora ya no vienen al caso y que ya os contaba en su día (ver archivos de 2005 y 2006, jaja).

Después de la universidad, el trabajo es otra historia que no os he contado, y claro, no me daba para tanto, pero aún así, conservé algunos de mis trajines y ahora que ya da igual, tengo que confesar que la fotocopiadora del Despacho hizo más de dos y tres veces las copias del material de las acampadas.

Vamos que yo pensaba que estaba muy liada y no me daba tiempo a nada. Pobrecita mía.

Cuando el año pasado llegó Munduko Umerik Politena* (=la niña más bonita del mundo o MUP, a partir de ahora), el tiempo paró en seco. Durante 15 días no sabía si iba o venía si era de noche o de día y os juro que esto no lo he dicho para hacer una rima fácil. Como diría aquél, que no sé cuándo es de día ni cuándo las noches son. Se conoce que el poeta había sido madre.

Los primeros días, bien, vale. Después, cuando la cosa se asienta un poco y le pillas el ritmo y ya no quieres arrancarte las uñas de la desesperación cuando se pone a llorar, y solamente fantaseas con abrirte la frente a cabezazos contra la pared a las 5 de la mañana de vez en cuando, aún entonces, te preguntas ¿qué coño hacía yo con el tiempo? ¿Por qué cojones me parecía a mí que no tenía tiempo para nada??

¡Embarazadas del mundo!! ¡Escuchadme!! (que yo no escuché a las que me lo dijeron). Aprovechad el ambarazo para hacer las cosas que os voy a listar a continuación, porque he descubierto que el ahorro del tiempo que me permite sobrevivir proviene de las siguientes actividades:

- Dormir. Esencialmente hemos pasado de 8h a 5h.
- Ducharme. Y no digo ducharse en plan echarse cremitas, depilarse blablabla. No no no: ducharse. A secas.
- Ver la tele.
- Usar el ordenador (véase que llego sin actualizar desde el 7 de abril y no es porque no tenga ganas).
- Leer cualquier cosa que no sea en el móvil.
- Limpiar, planchar. Si ya sé que esto no es muy emocionante así a priori pero lo decís porque no habéis visto el Everest que se está formando en mi casa, que ya tengo más ropa fuera que dentro del armario.
- Hacer recados. Cualquiera. No compro así que por lo general no hay nada de comida, ni ropa ni nada de nada en casa. Solo compro cuando no hay leche, no hay comida, cuando a MUP ya no le valen los bodies... o sea, en plan "no puedo dejarlo para mañana porque no cenamos o la niña va desnuda".

Así que embarazadas del mundo: hacedme caso, dejad de leer el Ser Padres o la sección embarazo de Foroenfemenino, los indispensables tomos de Carlos González (bueno si queréis seguid con Carlos González) y la sección "niños" de Ikea; y pillándoos la baja si hace falta, DORMID, DORMID (lo que podáis sin levantaros a mear) hasta las 11, ducháos, bañáos como si no hubiera mañana, LEED leed leed todo lo que pilléis, Harry Potter, 50 sombras, En busca del tiempo perdido, LO QUE SEA, iros de compras si os mola, o a cenar, o al cine a ver todo lo visible porque durante un tiempito, mientras te dure la ansiedad a la separación (a mí aún me dura) OLVIDATE.

La buena noticia es que, al menos, paso mucho más tiempo en la calle de paseo y yendo a por Mup a donde sus abuelos y volviendo lo que siempre es de agradecer...

Leo mi propio post y veo que sueno como una madre. Es que la maternidad es intensa y no deja mucho tiempo ni lugar para más. Pero os prometo que soy la Zibuk de siempre, que si la maternidad me permite el tiempo o los recursos mentales para dedicarle, hablaré de otras cosas que no sean pañales, guarderías, y demás cuestiones pediátricas varias. Creo.

¿Me echaréis de menos?



lunes, abril 07, 2014

6 años

Hace 6 años que dejé de escribir en este blog.  Bueno, escribí una entrada hace 3 pero creo que no cuenta... así que, en definitiva, 6 años.

Repasaba estos días el blog y me alegraba ver que esencialmente soy la misma persona, que pienso y siento igual. Tenía mis dudas.

Sin embargo, 6 años dan para mucho y si alguien leía o lee este blog va a creer conocer a Zibuk y si no cuento algunas cosas, eso no será así. ¡Junio de 2008! Justo antes de que todo cambiase.

En fin. Allá vamos, ¿qué he hecho en seis años? Dentro de lo que puedo contar para mantener el anonimato, diré que trabajé en un sitio en que no debí trabajar. Aprendí mucho pero desaprendí mucho más, y vi con mucha frustración que no se valoraba lo que había que valorar. En algún momento lo pasé francamente mal. Sin embargo, fui la mejor.

Compré casa con hipoteca adjunta. Justo a tiempo, porque estalló la crisis y realmente fue el último tren posible antes de la debacle bancaria.

Me independicé. Nunca soñé que vivir con tu pareja iba a resultar tan triste. Pero esos son cuestiones del destino, cuando coincide así no hay que buscar culpables, aunque los busquemos. Aún arrastramos aquella tristeza inicial, en parte. Y me frustra haberlo vivido así.

Me despidieron. Trabajé en otro sitio. Me divertí mucho. Después me lancé y... emprendí, más o menos. Contraté a otras personas.

He temblado con Hacienda, el IVA, las retenciones, el impuesto de sociedades, etc. cada trimestre. Y tiemblo cada vez que abro el programa de contabilidad o la plataforma del banco. Ay el vil metal...

Lo más importante: he sido madre. Así que cambio el nombre del blog porque, ahora, todo lo que diga o haga, lo sepa la criatura o no, le hablará de mí. Ya no hablo sola.

Ahora mismo navego en un barco de cuatro. Y ahí estamos, intentando flotar, y que la dirección sea la que nosotros queremos, no la de la marea.

¿Os ha cambiado tanto la vida como a mí en 6 años?